Casa Lago

Es una casa de fin de semana a orillas del lago de Valle de Bravo, cuyo programa, invisible al entrar, fue resultado de la pronunciada pendiente topográfica del terreno. El acceso a la casa en automóvil recibe al visitante con una plaza mirador que genera la ilusión óptica de entrar directamente al lago a pesar de encontrarse a 36 metros de altura. Esta plaza es sostenida por una viga vierendeel que salva un claro de 20 metros de largo sin apoyos y que, debajo, en el área pública, encuadra una vista panorámica del lago y las montañas. Esta área es rematada por una gran terraza pergolada, con una alberca que se mimetiza con el lago. Debajo de la terraza, una caja de concreto enduelado, contiene el área privada, y los muros de piedra que la sostienen, a su vez, contienen el área de huéspedes. En la parte más baja hay una cancha de pádel flotada sobre el lago que por su cancelería de cristal da la sensación de estar dentro del lago. Por medio de una escalera existente de 85 cm de ancho, que iba de la calle al lago, se introdujo todo el material de la construcción. A partir de una extensión, la escalera se convirtió en el acceso principal del área pública al área privada, ya que ayudó a entender las visuales de la casa y su relación con el terreno. El diseño hace énfasis en la materialidad de su construcción, modulando diferentes atmósferas con terrazas e interiores de piedra, muros de madera y concreto enduelado.

Ubicación: Valle de Bravo, Estado de México
Programa: Casa Habitación
Proyecto: Rozana Montiel | Gómez de Tuddo Arquitectos
Colaboradores: Hugo Guerrero | Alin V. Wallach | Sebastián Pérez
Año de construcción: 2014
Fotografías: Jordi Bernadó